La reorganización de la Cofradía. La intervención de las mujeres en la recuperación de la procesión – misión de Domingo de Ramos

Ruiz Ángel, Gemma; Cecilia Espinosa, Mariano. (2003): “El siglo XX. Una centuria de cambios; Las primeras décadas de siglo. Esplendor y decadencia de la cofradía.1900-1928; La reorganización de la cofradía. La intervención de las mujeres en la recuperación de la procesión – misión de Domingo de Ramos”, 75 Aniversario: Mayordomía Ntra. Sra. de los Dolores.1928-2003

En 1927, José María Mompean Tafalla intenta reorganizar la cofradía, haciéndose cargo de ella un grupo de mujeres de la ciudad, que proponían una Mayordomía compuesta por señoras y señoritas de Orihuela para fomentar el culto a la imagen dolorosa y celebrar la procesión de Domingo de Ramos por la tarde, suspendida desde 19251. La iniciativa tuvo efecto y bajo la presidencia de Enriqueta Salmerón en 1928 de nuevo la procesión de Domingo de Ramos abrió la Semana Santa, esta vez acompañada exclusivamente por devotas2. Una buena referencia sobre este asunto aparece recogida en la Revista de Semana Santa del año 1941, en donde se expone con claridad la intervención de las mujeres en la recuperación de esta cofradía:

Un breve período de decadencia y vicisitudes en esta cofradía motivó el que se interrumpiera tres o cuatro años la salida de esta procesión, que volvió a reanudarse modificada y con nuevo esplendor, gracias a la piedad y fervores de la mujer oriolana que acudió a vitalizar la casi extinguida cofradía de los Dolores3

Se inicia de esta forma una nueva etapa dentro de la cofradía de Ntra. Sra. de los Dolores, esta vez compuesta exclusivamente por señoritas ataviadas con la tradicional peina española acompañaban al grupo de la Virgen de los Dolores. Así ocurrió hasta 1935, último año en el que desfiló la Cofradía antes de la suspensión de las procesiones de Semana Santa por la Guerra Civil.

El 1 de abril de 1936 la presidenta de la Cofradía solicitó al alcalde la ciudad el permiso para realizar la procesión acostumbrada de Domingo de Ramos que en este caso se celebraría el 5 de abril a las 5 de la tarde. La contestación a esta petición es negativa ya que esta prohibida toda manifestación pública de culto4, con el fin de evitar incidentes entre la población, dada la crispación social, de ambiente prebélico que durante aquellas fechas existía en todo el país.

Durante los primeros meses de la guerra civil, la Iglesia de Santiago fue asaltada y saqueada quedando destruidas importantes piezas de valor artístico; la imagen gótica de Santiago del parteluz de la puerta principal, la de la Santa Fe de la portada de la capilla de la comunión, los cuadros del Vía-Crucis, 5 confesionarios, el cuadro del baptisterio, la mitad de los ornamentos sagrados, algunas alhajas, el facistol y antepecho corrido del coro en el presbiterio, y entre las tallas de madera el grupo escultórico dela la Virgen de los Dolores, la Virgen del Pilar, un niño Jesús, San Pedro de Alcántara y una Virgen del Carmen, además de la carroza del Hábeas y parte de su cortinaje5.

1 ILLESCAS PÉREZ, C. 1987: “La Pasión. Orígenes, antecedentes históricos, estructura”, La Pasión Revista Semana Santa 1987, Orihuela
2 Semanario “El Pueblo”. 12/11/1927
3 Semanario “El Pueblo”. 04/04/1928
4 Revista de Semana Santa, 1941. Archivo: Manuel Soler Sevilla
5 GARCIA-MOLINA MARTÍNEZ, A. 1993: Datos históricos de la Mayordomía de Ntra. de los Dolores, Revista cincuentenario, p. 20, Orihuela