La Cofradía de Ntra. Sra. de los Dolores durante la posguerra

Ruiz Ángel, Gemma; Cecilia Espinosa, Mariano. (2003): “El siglo XX. Una centuria de cambios; Las primeras décadas de siglo. Esplendor y decadencia de la cofradía.1900-1928; La cofradía de Ntra. Sra. de los Dolores durante la posguerra”, 75 Aniversario: Mayordomía Ntra. Sra. de los Dolores.1928-2003

Finalizada la Guerra Civil, se reanudan las procesiones de Semana Santa en Orihuela, con la dificultad de reorganizarlas y recuperar las imágenes que habían desaparecido durante los primeros días del alzamiento militar. Durante la posguerra, algunas de la imágenes destruidas en la Iglesia de Santiago fueron repuestas; es el caso de la imagen de piedra de santiago, obra del madrileño Ferrant, la Virgen del Pilar y Santiago realizadas por Ponsoda en Valencia.

La Cofradía de Ntra. Sra. de los Dolores tenía una difícil tarea por delante, no en vano la pérdida de su imagen titular conllevaba la realización de una nueva efigie que sirviese para recuperar el culto a Mª Santísima de los Dolores en la parroquial de Santiago apóstol.

En la Semana Santa de 1940 de nuevo la procesión de Domingo de Ramos recuperaría su tradicional andadura, la Junta Directiva presidida por Carmen Pastor de Bonafós decidiría sacar en procesión la imagen de la Soledad de San Juan de la Penitencia, actualmente la Virgen del Consuelo que pertenece a la Hermandad del Cristo de Zalamea, talla atribuida a Roque López.

El 24 de septiembre de 1942, Francisco Javier Irastorza y Loinaz, Obispo de Orihuela, concedió desde su sede en San Sebastián sendas indulgencias a las cofrades de la Virgen de los Dolores1. Este mismo año, volvieron de nuevo a desfilar en Domingo de Ramos por la tarde, acompañando a la imagen de la Soledad que se veneraba en el Convento e Iglesia de San Juan de la Penitencia, con las clásicas mantillas2. Previamente se había celebrado la Función- misión de la Iglesia de Santiago, al año siguiente se repetiría la misma experiencia3, pero con el nuevo grupo escultórico de la Virgen de los Dolores realizado por Coullaut-Valera.

En 1948 se aprobaron nuevos estatutos, en el primer artículo se reconocía la antigüedad de la Cofradía, citando los privilegios e indulgencias que Benedicto XIV había concedido en 1754.

Art.1º. La cofradía de Ntra. Sra. de los Dolores dela parroquia de Santiago, fue reconocida y enriquecida con innumerables indulgencias por el Papa Benedicto XIV…

Hay que destacar que por primera vez hay referencia en los estatutos a la procesión de Domingo de Ramos como uno de los actos principales de la cofradía, aunque ya se venia celebrando durante siglos. Se regla como se debe ir vestido a la procesión; con traje negro, peina y clásica mantilla española.

Por primera vez solo aparecen como cofrades las mujeres que será la única condición para ser socio. Asimismo se nombraron como socias protectoras y camareras vitalicias a la Excma. Sra. Marquesa de Ruvalcaba, Piedad Roca de Togores, Manuela Pescetto Sánchez, Mercedes Maseres Garriga, María Olmos Cárceles, Pilar García Guitiérrez, Julia Soria Puerto e Inocencia Penalva Fons, por el entusiasmo, laboriosidad y esplendidez en la adquisición de la nueva imagen de Ntra. Sra. de los Dolores, como igualmente en la reconstrucción del altar, carroza,… Asimismo se nombró a D. Carlso Irles Vinal, canónigo chantre y cura de Santiago, socio protector y socio de honor.

1 A.P.S. Sig.: 295.f.1.
2 A.P.S. Sig.: 509-47. 1 h.
3 Revista de Semana Santa, 1941. Archivo: Manuel Soler Sevilla