Nuestra Señora de los Dolores

Gutiérrez García-Molina, Angeles. (1993): “Nuestra Señora de los Dolores”, Cincuenta años de imagen: Mayordomía Ntra. Sra. de los Dolores. 1943-1993. pp 21-22

Las primeras noticias sobre el origen de la Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores se remontan a comienzos del siglo XVIII. En el libro I de la Cofradía, que se conserva en el Archivo Parroquial de Santiago, se habla de la gran devoción que mostraban los fieles de la Parroquia a Maria Santísima de los Dolores que se hallaba en una de las capillas de la Iglesia, 10 que decidió a D. Luís de Carpio y D. Agustín Pérez, curas de la misma, “a promover su novenario y fiestas” a 10 que se dio principio por el ana 17321. Este seria el origen de la Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores que se constituirá como tal años mas tarde, en 1774, con Bula Pontificia del Papa Benedicto XIV.

Por los libros de la Cofradía sabemos que la imagen se sacaba en procesión el Domingo de Ramos, en 1774 en el resumen sobre los actos del novenario y fiestas se dice: “La novena se ha practicado como el ana antecedente y a mas, se expuso a la veneración la Santísima imagen por las calles de la Parroquia con un solemne Rosario en el Domingo de Ramos por la tarde2“. EI grupo escultórico estaba formado por seis figuras, la Virgen al pie de la Cruz con el cuerpo de su Hijo en el regazo, acompañada de San Juan y las Santas Mujeres.

Los servicios religiosos y fiestas se sufragan con la aportación de los cofrades y las limosnas de los devotos, con estas se cuidaba, adornaba y mejoraba también la capilla de la Virgen y la imagen.

En 1774 se hacen cuatro diademas de plata a las cuatro imágenes que acompañan a la Virgen.
En 1872 se encargó a D. Antonio Rindavets que reformase el grupo escultórico, cambiando los rostros y manos de todas las imágenes y restaurando los mantos, ropajes y demás desperfectos3. EI paso desapareció en la Guerra Civil.

En 1943 la Mayordomía estrena un nuevo paso obra del escultor Federico Coullaut-Valera Mendiguita. Federico Coullaut-Valera aprendió la técnica y el oficio de su padre Lorenzo Coullaut-Valera de quien también heredó el estilo. En un momento de cambio, en el que la escultura experimentaba con nuevos materiales y nuevas formas, decidió permanecer fiel a la tradición.

La imaginaria en madera policromada ocupa buena parte de su producción artística, siendo algunas de sus maquetas de pasos procesionales premiadas en exposiciones nacionales. Por el boceto en barre del Prendimiento obtuvo la medalla de oro en la Exposición Nacional de Arte Sagrado de Estampas de la Pasión, celebrada en el Palacio de Bellas Artes de Madrid en 1942. También fue premiada la de la Virgen de los Dolores.

Su vinculación con la Semana Santa oriolana es grande, pues a los pasos ya citados se suman la Oración en el Huerto y la Negación de San Pedro y la reforma de la imagen de la Samaritana. Su estilo es realista y expresivo, sus figuras son corpulentas, fuertes, de poderosa anatomía con músculos y venas muy marcados. Muestra siempre gran habilidad a la hora de componer sus grupos.

Para la Mayordomía de los Dolores talla una Piedad compuesta por la Virgen con su Hijo muerto en el regazo al pie de la Cruz4. Esta iconografía se desarrolla en la Baja Edad Media sin que posteriormente se introdujeran variantes icnográficas importantes. En la Piedad no es solo el sufrimiento y la muerte del Hijo lo que nos conmueve, sino el dolor de la Madre. La Piedad o Quinta Angustia se convierte en expresión de la compasión de la Virgen que acompañaba la Pasión del Salvador. En la escultura hay ejemplos abundantes en pasos procesionales. Coullaut-Valera concibe el grupo inserto en una pirámide delimitada por el manto de la Virgen y los brazos de Cristo y en cuyo vértice superior se sitúa la cabeza de Maria, lo que da un aspecto equiIibrado a la composición. La Virgen, cubierta con un amplio manto, esta arrodillada al pie de la Cruz, en su rostro, que mira al cielo, se aprecia un hondo dolor. Sostiene en sus brazos el cuerpo exámime de Cristo, destaca su rostro sereno y el bello y cuidado tratamiento anatómico de su cuerpo, apenas cubierto por el blanco sudario.

Coullaut-Valera no cae en excesos expresivos y renuncia al abuso de sangre y heridas, solo las de los c1avos y el costado y algún pequeño hilo de sangre en cuello y cabeza, y sin embargo la angustiosa tragedia de la Virgen Madre se muestra en actitudes, rictus y paños, y tiene su respuesta en la inmediata emoción del espectador. En 1991 la imagen fue restaurada por Antonio Peñalver Cases.

La Virgen luce una corona con forma de nimbo estrellado, símbolo del resplandor divino que materializa en rayos de plata entre los que aparecen símbolos marianos.

La Mayordomía posee una bandera y estandartes, que cada año desfilan en la procesión. En ellos aparecen motivos que nos recuerdan muerte del Hijo y el dolor de la Madre.

Para todos se eligió el terciopelo mora color que desde la Edad Media ha simbolizado Pasión.

La bandera lleva bordado en oro el Corazón Maria atravesado por siete puñales, que represe tan sus Siete Dolores, sobre ella corona de espinas formando el escudo de la Cofradía. Fue bordada Dña. Adoración González Chumillas, en 1988, sobre dibujo del pintor oriolano José Botella.

Dña. Manola Pescetto dona los materiales para realizar dos estandartes que bordaron las monjas de Jesús-Maria. En ellos figura, entre grecas de flores el Corazón de Maria atravesado por un puñal y la Cruz con las dos escaleras que simboliza Descendimiento. EI tercer estandarte es obra de Dña Adoración González Chumillas y en el aparecen los tres c1avos y la corona de espinas, instrumentos de la Pasión de Jesús, rodeados de motivos f1orales. Desfilo por primera vez en la Semana Santa de 1989.

Este año, Maria Santísima recorrerá las calle de nuestra Ciudad con su nuevo trono expresión d algo que no ha cambiado desde hace mas de do siglos, la devoción de los oriolanos a Nuestra Señora de los Dolores.

1 Archivo Parroquial de Santiago.-Libro I de la Cofradía de la Virgen de los Dolores, f. Iv.
2 A. P. S. T. -Libro 1 de la Cofradía de la Virgen de los Dolores, f. 25v.
3 A. P. S. T. -Libro II cargo y data en las cuentas de Nuestra Señora de los Dolores.
4 MELENDRERAS GIMENO, José Luís. Los escultores Lorenzo y Federico Coullaut- Valera en la Semana Santa de Orihuela. Archivo de Arte Valen­ciano. Publicación de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos 1.989.